Seguro que has escuchado más de un caso de familiares o conocidos que tras haber tenido un accidente de coche que en principio no era demasiado grave han visto como la compañía de seguros declaraba siniestro total su vehículo y los despachaba con una indemnización bastante baja. En muchos casos te dirán que aunque protestaron en su oficina no consiguieron nada. O quizás te digan que como su seguro ha sido contratado online no han sabido como reclamar.

Esto es así porque los coches tienen un valor de mercado y otro valor según las tablas de Hacienda y es este valor, en el que solo se tiene en cuenta la edad del vehículo, el que miran las aseguradoras a la hora de valorar tu coche. Si el valor de la reparación supera el valor del auto, algo bastante fácil al precio que está la mano de obra en muchos talleres,  te encontrarás con que se niegan a reparar y te dan una indemnización por ese valor que marca Hacienda.

El problema es que si tu coche está en buenas condiciones no vas a encontrar otro igual por el dinero que te ofrecen. Por eso te va a tocar pelear. No en todos los casos vas a conseguir que te reparen tu vehículo pero si es probable que consigas que cedan a tu pretensión de que te paguen un coche en las mismas condiciones que el tuyo.

Por ejemplo si tienes un BMW de diez años, podrás comprar un bmw segunda mano barato que tenga más o menos la misma edad que el tuyo y que veas que está en unas condiciones similares. Cuando el cliente reclama este derecho a las aseguradoras en principio suelen negárselo, pero si se pelea legalmente con un buen asesoramiento lo normal es que se consiga que realicen la compra.

Y es que lo justo, sobre todo si tú no has causado el accidente, es que tu patrimonio no se vea dañado. Incluso si eres tú el causante y tu vehículo está a todo riesgo, ¿acaso no se pagan los seguros para evitar precisamente daños en el patrimonio? No dudes en acudir a una oficina de consumo en la cual te pueden ofrecer una ayuda para que sepas cómo tienes que llevar a cabo las reclamaciones tanto si tienes una oficina de seguros en tu ciudad como si has hecho el contrato online.